info@lorena-fernandez.com


©2009 Lorena Fernández

Bosquecito

Cuando era chica vivía en una casa muy muy pequeña, con mi madre, mi padre y mi hermano. Una vez conseguí permiso para que me dejaran armar sobre la mesa del comedor una casa de muñecas con libros y sábanas. Me tomó todo un día hacerlo y a mi mamá le dio pena que lo tuviera que desarmar para la cena, así que me dejó mantenerlo hasta el día siguiente. El plazo de desarme se fue corriendo a medida que mi casita se iba complejizando. Estuvimos una semana comiendo parados en la cocina o acostados, con bandejas en la cama, hasta que se me cayó un huevo frito encima de las botas de carpincho de mi papá y se acabó lo que se daba.
Entre esa casita y esta que me dejan armar hoy en Catena se mantuvo mi compulsión por la lectura y apareció la fotografía. La mayor parte del tiempo soy directora de fotografía y camarógrafa de documentales, también doy clases de cine. Desde hace un par de años hago libros de fotos y encontré una maestra y compañeros generosos en el taller de Julieta Escardó. El año pasado gané el premio Catena y así, por suerte, ahora puedo armar este espacio sin necesidad de que en mi casa comamos parados. Tal vez lo más importante que me pasó en mi relación con la fotografía es haberme casado con un fotógrafo, que lentamente deja de ser fotógrafo y se transforma en ciclista y realizador de hamacas paraguayas … su libertad se me contagia, y sólo en libertad se puede una adentrar en el bosque.